Casi nos deja el tren chu-chu

Así es lectores, por más que nos levantamos temprano, increíblemente nos encontramos un atasco inesperado camino a la estación del Ferrocarril Panamá-Colón y casi nos dejan.

Este tren sale puntual a las 7:15 de la mañana por lo que es recomendable llegar temprano para adquirir los boletos que cuestan $25 adultos, $15 niños (2-12 años) y $17.50 jubilados (panameños o residentes). Este precio es para un solo trayecto, si desea regresar en tren se duplica el precio, por lo que dicen que es algo costoso este trip, pero les aseguramos que vale la pena pagarlo.

Apenas llegas escuchas ese motor rugir y sientes que te remontas al pasado. De los cinco vagones del tren, solo uno es con vista panorámica, por lo que también se recomienda llegar temprano y aprovechar estos asientos; al menos que ya estén ocupados por grupos de turistas.

Las caras de felicidad de las niñas no tienen precio, al fin se suben a un chu-chu. El recorrido empieza por la espesa selva que resguarda la cuenca del Canal de Panamá. También se puede divisar el puente Centenario y pasamos por el pueblo de Gamboa.

El viaje dura una hora, pero se siente más corto al tener tanto que ver y hacer por supuesto las fotos. Te sirven un café o una bebida junto a un snack que va dentro del precio del pasaje.

Los vagones son climatizados, pero si deseas mejores fotos, puedes salir a las divisiones que hay entre cada vagón y dejar que el aire puro acaricie tu rostro.

¿Qué hacer en Colón?

Centro de Visitantes de Agua Clara

Una vez en Colón tienes ocho horas para hacer turismo. Lo recomendable en primer lugar, es por supuesto, ver la ampliación de nuestra obra de ingeniería, el Canal de Panamá. En el Centro de Visitantes de Agua Clara, tienes mucho que ver.

Desde el mirador tendrás una amplia vista del lago Gatún y ver los buques Panamax que pasan por la nueva ampliación. Luego puedes pasar a la sala de proyecciones donde te contarán la historia de 100 años de esfuerzos en la construcción de esta infraestructura reconocida mundialmente.

Además, puedes conocer nuestra flora en el recorrido por el sendero ecológico. Si después de todo esto te ha dado hambre, no te preocupes hay una cafetería y también un restaurante. No olvides pasar por la tienda de souvenirs.

Hay turistas que optan por ir de compras a la Zona Libre de Colón y esta es una opción también. Además, hay un hotel muy cerca por si quieren pasar una noche en esta provincia costera.

Pero si lo tuyo es más la historia, puedes alistarte al Fuerte San Lorenzo, dentro del parque nacional que lleva el mismo nombre. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 1980, junto a Portobelo.

No regreses de Colón sin haber probado una chicha de saril, un pan bon o un buen saus. Esto lo puedes encontrar en el centro de la ciudad, pero como en toda gran ciudad hay que tomar en cuenta la seguridad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

[enjoyinstagram_mb]