El Canal de Panamá por dentro

      Las Chicas K siempre se han maravillado cuando pasamos en auto por el Puente de Las Américas o el Puente Centenario. El ver los enormes barcos que cruzan el Canal de Panamá siempre es tema de conversación y explicación de una historia conocida entre los panameños.

Esta vez la experiencia sería distinta, tuvimos que levantarnos bien temprano un domingo, pero todo esfuerzo por llegar a tiempo a la Marina de la Calzada de Amador valió la pena. Desde que subimos al Tuira II por invitación de Canal & Bay Tour nos sentimos muy bien atendidas. Le recomendamos llegar temprano si desea escoger los mejores puestos al frente o a los costados del ferry.

Partimos del muelle con tanta emoción, en medio de música alegre y turistas de varios países que se alistaban con cámaras y celulares en mano, para tomar cientos de fotos. A la entrada del Canal podemos se aprecian los buques y cruceros que hacen fila para su tránsito. De igual forma se puede ver la creciente ciudad de Panamá con sus altos edificios y más cercano resplandece por sus llamativos colores el Museo de la Biodiversidad.

Muy pronto estuvimos bajo el Puente de las Américas, las fotos en este punto no pueden faltar. Mientras el guía va contando todos los datos sobre su construcción y sobre los puertos ubicados a los costados más adelante.

No es lo mismo

Hemos estado en el Mirador de las Esclusas de Miraflores, pero casi palpar las compuertas que funcionan de ascensor a nuestra embarcación, es otra cosa. En la primera cámara de las esclusas se abren las compuertas dándonos paso y se vuelven a cerrar para que el agua entre por gravedad y elevarnos al nivel del lago Miraflores.

Luego pasamos por la Esclusa de Pedro Miguel que nos abrirá paso hacia el Corte Culebra, al nivel del lago Gatún que tiene como afluente el río Chagres. En este trayecto pasamos por debajo del Puente Centenario que fue construido con el fin de abrir más vías desde el centro de la ciudad hacia Panamá Oeste.

Más adelante, encontramos exuberante naturaleza y queda buscar algún animalito escondido entre la maleza. El guía bilingüe sigue contando datos interesantes que como panameña no conocía. Pasamos por la cárcel el Renacer y pronto vemos al lado derecho el puente sobre el río Chagres que une con la comunidad de Gamboa donde queda la división de dragado del Canal de Panamá.

En todo el trayecto se ve como el trabajo humano hizo una gran obra, desde su construcción, los que están pendientes para que nuestro barco no toque las paredes de las esclusas. Cámaras de vigilancia en los alrededores y maquinarias que dragan el Corte Culebra. Todo es un trabajo en equipo que beneficia al mundo entero.

A la llegada al muelle en Gamboa, las Chicas K quieren seguir el recorrido que es posible si tomas el trayecto completo hasta Colón y puede durar unas ocho horas. El tour parcial que hicimos esta vez incluye desayuno, hidratación, snacks, almuerzos, traslados de muelle a muelle y el guía; tiene un precio aproximado de $125 y puede cotizar grupos en la página web de Canal & Bay Tours, donde tienen un calendario de fechas disponibles.

Consejos si viaja con niños

  1. Para los que tienen niños muy inquietos, pueda que se aburran, pero pueden jugar al veo o veo.
  2. No olviden ponerse protector solar. Lleve sombreros anti vuelos y gafas para protegerse del sol.
  3. Si sufren de mareo, es buena idea que lleve algún medicamento.
  4. Use ropa cómoda y fresca, short, camiseta, zapatillas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

[enjoyinstagram_mb]